Aurelio Ramírez Campos: “El Granicero” (Final)

0
134
Visualizaciones

Por Alberto Gaytán*

Les comentaba en mi anterior artículo que don Aurelio Ramírez Campos, es una persona conocida y apreciada en la región de Amatlán, no solo por ser un “Granicero” famoso, sino también porque es el presidente de las comunidades indígenas del estado de Morelos. En el corredor de su casa, ubicada a las faldas de los cerros “el Zopilote” y “Cabeza de Gorila”, don Aurelio me explicó cómo trabajan los graniceros.

089.-Aurelio-Ramírez-Campos-El-Granicero-Final2

Lo primero que nos aclara don Aurelio es que el oficio de granicero tiene que ver con el control del granizo y los fenómenos climatológicos relacionados con la lluvia y el viento y que para ser un granicero se necesita pasar por una serie de experiencias o por “el llamado,” que es un proceso de iniciación obligatorio de aquellos personajes que son escogidos “desde arriba”; “el llamado” tiene tres formas de manifestarse, según don Aurelio; una, es el golpe del rayo, es decir, se requiere que le caiga un rayo a la persona escogida y que sobreviva a dicho evento, otra forma consiste en sobrevivir a enfermedades graves y la tercera, mediante los sueños, es decir, la persona deberá tener visiones y sueños de este mensaje o “llamado”. Don Aurelio puntualiza que el “llamado divino” es ordenado por deidades llamadas “Aguajes”, “Señores” o “Dueños” y que el golpe del rayo es una de las formas más directas para señalar a quien va a ser granicero. Posteriormente, la persona pasa por un periodo de trance en el cual adquiere el poder y los conocimientos que aplicará como granicero. Sin embargo, don Aurelio advierte que el golpe del rayo se puede volver a repetir en caso de que el granicero realice mal su trabajo o decida abandonar este oficio y dedicarse a otra especialidad.

Para realizar su trabajo, los graniceros utilizan imágenes de diversos santos que funcionan como intermediarios y propiciadores del buen tiempo, para utilizar un santo determinado dependerá de las costumbres religiosas de cada región del país donde se efectúan estas prácticas. Los santos relacionados con el agua son: San Marco, San Juana, San Isidro, San Pedro, San Miguel, Santa María Magdalena y Santa Bárbara. Ahora bien, para invocar el agua o alejar una granizada, en los rituales de los graniceros se utilizan ofrendas de flores, semillas y agua bendita, la cual se “salpica” en dirección a las nubes haciendo la señal de la cruz. El granicero se acompaña de un Cirio Pascual, que es una vela blanca grande que en la liturgia católica se enciende la noche del Sábado Santo y tiene que ver con la resurrección de Cristo; se utilizan también veladoras de diversos colores previamente consagradas o “curadas” el dos de febrero, día de la Virgen de la Candelaria; el cirio y las veladoras se deberán encender en el momento exacto en que aparece la tormenta. Los graniceros también utilizan cruces de madera envueltas en yauhtli, que es una planta de origen prehispánico, la cual pertenece a la familia de los cempasúchiles. También se utiliza la palma bendita que es la palma bendecida el domingo de ramos, la palma se utiliza en forma de espada, con la cual el granicero “corta” los malos temporales. En el ritual se invocan plegarias católicas como el Padre Nuestro, el Ave María y diversas oraciones asociadas a entidades divinas que representan los aires, los muertos, los santos, los volcanes. Los graniceros generalmente trabajan en cerros, volcanes, ojos de agua, manantiales y cuevas. Para entender estos complejos rituales hay que considerar aspectos históricos, antropológicos y religiosos, ya que la mayoría de estos rituales tienen su origen en el mundo prehispánico y están ligados a los ritos de la siembra y la lluvia.

Los graniceros de la región del Popocatépetl, en el estado de Puebla, cobran aproximadamente de 1500 a 5000 pesos por trabajo, por cierto, los graniceros también tienen poderes para curar a los “relampagueados”, que son aquellas personas que les cae o golpea una centella de un rayo o parte de una descarga eléctrica producida por este fenómeno climatológico.

Existen muy buenos libros sobre este tema, como el de Beatriz Andrea Albores, llamado Graniceros: cosmovisión y meteorología indígenas de Mesoamérica, Los graniceros de Tilapa y 100 historias de linaje de graniceros del Popocatépetl e Iztaccíhuatl de Moises Vega Mendoza.

*Alberto Gaytán García, es el Director del Tecnológico de Misantla.

www.itsm.edu.mx

jalbertogaytangarcia@gmail.com
A/J  R:  86 06-2017.

Acerca del Autor

José Alberto Gaytán García
José Alberto Gaytán García
José Alberto Gaytán ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.Actualmente desempeña el cargo de Director del Instituto Tecnológico Superior de Misantla.
Artículo AnteriorMi Papá
Artículo SiguienteAurelio Ramírez Campos: “El Granicero” (Cuarta parte)
José Alberto Gaytán ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.Actualmente desempeña el cargo de Director del Instituto Tecnológico Superior de Misantla.

Deja tu Comentario:

Ingresa tu comentario.
Ingresa tu nombre completo