El bosque de los duendes (Primera parte)

0
174
Visualizaciones

Por Alberto Gaytán*

L
a semana pasada en la hacienda San Miguel de Regla, ubicada en Huasca de Ocampo, en la sierra de Hidalgo, se efectuó una importante reunión de evaluación a los directores y rectores de tecnológicos y universidades del país; del resultado de dicha evaluación dependerá el monto de los fondos que otorga la SEP a cada institución educativa, según reglas de operación de un fondo extraordinario llamado PIFIT 2013; Dios quiera que al Tec de Misantla le vaya bien este año; los resultados se publican en un mes aproximadamente.

A la entrada de este bonito pueblito, ubicado a treinta kilómetros de Pachuca, rumbo a Tulancingo, por el llamado Corredor de la Montaña, vimos varios letreros que anuncian las maravillas naturales de lugar, entre ellas; “El bosque de los duendes”. Me acompañaron a este viaje, Luis Landero del Área de Planeación, Fabián Aguillón, asesor de innovación y tecnología del Tec, mi esposa Sandra Treviño y don Memo Caiceros, mejor conocido en el mundo del futbol como “el Gato”. El nombre del bosque nos llamó la atención, así que para romper la tensión que teníamos por la evaluación que su servidor enfrentaría al siguiente día, decidimos dar una vuelta por el pueblito y preguntar si en verdad existía ahí un bosque de duendes.

Efectivamente, en los alrededores del pueblo existe un ¡bosque de duendes! y un “árbol de los deseos” donde a la media noche hacen ceremonias de contacto con duendes y entidades parecidas y lo más increíble, hay un “museo de duendes” y digo increíble, por las pruebas y evidencias que tiene ese lugar y porque no es común encontrar museos de este tipo, yo creo que este lugar es único en el mundo.

La guía del museo se llama Yuridia Ortiz Soto, es la joven que aparece en la foto con su servidor, es amable y sabe demasiado del tema. En una pequeña salita rodeada de duendecitos de todo tipo, la joven, con un duendecito de aspecto curioso que sienta en sus piernas, explica la historia del lugar, su sencillez y lo interesante de sus relatos repentinamente impactan a uno porque el duendecito que tiene sentado en sus piernas por momentos parece tener vida y ser un niño vivaracho y travieso de unos cinco años de edad. Ahora bien, si usted se sugestiona fácilmente con estos temas (como su servidor), entonces la mirada del duendecito le quedará grabada por un buen tiempo.

Yuridia Ortiz nos explicó que la dueña del rancho donde está el museo, se llama Cristina Cortés de Herwig, que el 5 de enero del 2000, la señora Cristina cortó la primera trenza que apareció en la crin de uno de sus caballos favoritos, un pura sangre llamado “Bandolero”, que desde ese entonces, los duendes tejen intrincadas y hermosas trenzas en las crines de los caballos del rancho y de la región. Las trenzas o mejor dicho, “las pruebas” se exhiben en el museo junto con fotografías y evidencias de todo tipo, bueno, hasta la huella de un duende tienen en este lugar. La señora Cristina Cortés de Herwig se ha dedicado con admirable entusiasmo y valor a investigar el tema, su libro Duendes… con las Crines en la mano, documenta con seriedad y rigor la existencia de éstos maravillosos seres.

Por el Arco Norte, vía Calpulalpan, de Misantla a Huasca son cinco horas por carretera, los hoteles cuestan de cuatrocientos a mil pesos por noche y si usted lleva comida sabrosa de Misantla, se ahorrará buen dinero, ya que la mayoría de los hoteles son haciendas antiguas que tienen áreas para preparar comida; claro, esto dependerá del presupuesto personal porque también la comida de Hidalgo es muy sabrosa y barata. Si viene a Huasca de Ocampo, no deje de visitar los famosos Prismas Basálticos, una gran barranca de columnas de piedra con diversas formas geométricas que bañan cuatro preciosas cascadas, por su extraordinaria belleza, éste lugar es considerado la segunda maravilla natural de México, la primera es el gran Cañón del Sumidero en Chiapas.

En la segunda y última parte de este artículo, les comentaré la increíble experiencia que ocurrió en un bosque de Huasca a un grupo de 15 jóvenes, entre los cuales estaba una joven llamada María de los Ángeles Mejía, la noche del 30 de diciembre del 2004.

*Alberto Gaytán García, es el Director del Tecnológico de Misantla.

www.itsm.edu.mx

jalbertogaytangarcia@gmail.com
A/J R:  70 06-2017.

Acerca del Autor

José Alberto Gaytán García
José Alberto Gaytán García
José Alberto Gaytán ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.Actualmente desempeña el cargo de Director del Instituto Tecnológico Superior de Misantla.
Artículo AnteriorLa fiesta de los duendes (Segunda parte)
Artículo SiguienteEnrique Baloyra y México
José Alberto Gaytán ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.Actualmente desempeña el cargo de Director del Instituto Tecnológico Superior de Misantla.

Deja tu Comentario:

Ingresa tu comentario.
Ingresa tu nombre completo