La UNAM

0
83
Visualizaciones

Por José Alberto Gaytán García*

La Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México, elegirá en los próximos días a su nuevo rector, toda vez que los ocho años del rectorado del Dr. Juan Ramón de la Fuente, concluyen este mes. La gestión del Dr. de la Fuente ha sido calificada como exitosa y fructífera, ya que de haber recibido a la Universidad en huelga y sumida en una de sus peores crisis internas, logró resolver dicho conflicto laboral y llevar a la máxima casa de estudios de México por los caminos de la modernidad y excelencia académica.

La unam

En efecto, de estar parada nueve meses por una huelga, la UNAM cambio sus “banderas rojinegras” por las “banderas del trabajo y la dedicación”, gracias a este cambio de actitud y valores, la Universidad duplicó su presupuesto federal, sus ingresos propios, amplió su infraestructura, su oferta educativa y aumentó su matrícula de estudiantes, profesores e investigadores.

Hace ocho años, por ejemplo, la UNAM tenía un presupuesto de nueve mil quinientos millones de pesos, hoy tiene más de veinte mil, de los cuales, dos mil trescientos pertenecen al rubro llamado “ingresos propios”. La matrícula de estudiantes aumentó a 280 mil, por cierto, 20 mil de ellos, estudian en alguno de los 73 programas de maestrías y doctorados que ofrece la UNAM. Cabe señalar, que durante el mandato del rector De la Fuente, la Universidad aumentó a 31 el número de programas doctorales que reconoce como programas de excelencia el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT). De dos mil investigadores que tenía registrados en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), hoy tiene tres mil y diez mil proyectos de investigación, este dato nos ayuda a comprender porque en los últimos años, la Universidad ha ganado 125 premios internacionales de investigación.

El año pasado, la UNAM adquirió una supercomputadora capaz de realizar más de siete billones de operaciones aritméticas por segundo, siendo una de las pocas universidades del planeta en contar con tan sofisticado equipo tecnológico. Entre cuatro mil universidades del mundo, la UNAM esta rankeada en el lugar 68 y recientemente, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Cultura y las Artes (UNESCO), declaró a su campus principal, conocido como “CU”, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La UNAM

Por todas estas razones, la UNAM es orgullo de México y también deberían serlo las demás instituciones públicas de educación superior, como las universidades e institutos tecnológicos, quienes para llegar a ser un buen día como la UNAM, requieren urgentemente de una reforma operativa seria. Dicha reforma deberá enfocarse entre otros aspectos, a fortalecer el “corazón” de estas instituciones, que son el quehacer docente y las actividades de investigación. Para tal propósito, se requieren mecanismos de financiamiento que permitan capacitar y darle movilidad profesional a su personal docente, de esta forma, se evitaría que los docentes envejezcan con el mismo trabajo, salario y grado académico y algo muy importante, se evitaría que dicho personal quede a merced de los vicios e intereses que aquejan al sistema nacional de educación. De igual manera, se requiere crear la verdadera figura del docente investigador, ya que nuestros docentes no tienen tiempo para realizar tareas de investigación por estar saturados de horas frente a grupo y por no haber recursos para contratar quien los sustituya, ni recursos para proporcionarles herramientas de investigación adecuadas.

Desde su fundación, a la UNAM le tomó 450 años para acumular la extraordinaria riqueza de conocimientos y recursos materiales y humanos que hoy tiene, desafortunadamente, no se puede esperar tanto tiempo a las demás instituciones públicas de educación para que rindan iguales resultados, de ahí la urgencia de trabajar en la reforma operativa comentada, de la cual deberá surgir una nueva generación de científicos, ingenieros, investigadores y emprendedores que ayuden a construir el país del que tanto hemos hablado los mexicanos, me refiero a un México con muchas universidades y tecnológicos como la UNAM, competitivo, innovador, generador de riqueza y conocimientos y ganador de premios Nobel.

* José Alberto Gaytán García, es el Director del Tecnológico de Misantla.

www.itsm.edu.mx

jalbertogaytangarcia@gmail.com
Art.82  J R: 06-2017.

Acerca del Autor

José Alberto Gaytán García
José Alberto Gaytán García

José Alberto Gaytán ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.Actualmente desempeña el cargo de Director del Instituto Tecnológico Superior de Misantla.


Artículo AnteriorLa máquina que inventó Jonathan Rothberg
Artículo SiguienteGreen cities

José Alberto Gaytán ha escrito artículos y ensayos de corte académico en diarios y revistas de México y de los Estados Unidos; ha participado en importantes proyectos académicos e impartido conferencias sobre temas de historia, tecnología y educación en el marco de las relaciones entre México y los Estados Unidos, tema en el cual realizó sus estudios de doctorado en The Graduate School of Internacional Studies de la Universidad de Miami.Actualmente desempeña el cargo de Director del Instituto Tecnológico Superior de Misantla.

Deja tu Comentario:

Ingresa tu comentario.
Ingresa tu nombre completo